Pakistán ya ha sufrido unas inundaciones devastadoras. No permitas que la deuda le ahogue también.

La ONU ha afirmado que las inundaciones de Pakistán son más graves que el tsunami, que el terremoto que azotó Pakistán en 2005 y que el terremoto de Haití juntos. Hasta hoy, son más de 20 millones las personas afectadas. La crisis humanitaria crece y organizaciones como Oxfam están sobre el terreno, aportando asistencia urgente e imprescindible a los supervivientes. Ahora tenemos que empezar a trabajar para ayudar al país a recuperarse del desastre. Pero Pakistán tiene una deuda enorme. El país gasta un 44 % de todos los impuestos que recauda en la devolución de la deuda; dedica unas tres veces más al pago de la deuda que lo que gasta en atención sanitaria.

Esta enorme carga financiera retrasará la recuperación y no hará sino aumentar el sufrimiento de las personas más pobres.

Actúa ya: Exige a los Ministros de Economía y Hacienda de todo el mundo que condonen la deuda de Pakistán.

Tras el terremoto de Haití, el huracán Mitch que azotó a América Central y el tsunami asiático, el mundo respondió suspendiendo temporalmente y finalmente condonando los pagos pendientes de la deuda de los países afectados. Dada la enorme magnitud de esta crisis, debemos hacer lo mismo para Pakistán.

El dinero que se destina a la deuda debe emplearse en la reconstrucción y la lucha contra la pobreza, a través de mecanismos transparentes y con rendición de cuentas, que garanticen que ese dinero ayuda a quien más lo necesita.

Oxfam, junto con Avaaz y otras organizaciones, hace un llamamiento para la condonación de la deuda de Pakistán.

Firma la petición dirigida a los Ministros de Economía y Hacienda de los principales países acreedores de Pakistán para que condonen la deuda de este país, y para presionar al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y demás instituciones que hagan lo mismo.